Dormir más los fines de semana, ¡es bien!

La falta de sueño a diario, ¿puede ser compensada los fines de semana?

¿Eres de los que te gusta dormir más los fines de semana? Si es así, ¡estás de enhorabuena! Los científicos relacionan el tiempo que dormimos con el tiempo que vivimos. No dormir lo suficiente puede tener terribles consecuencias para la salud, como problemas del corazón, aumento de peso, de ansiedad y de depresión. Un nuevo estudio afirma que para evitar la muerte prematura y vivir más, lo mejor que puedes hacer es quedarte en casa el fin de semana para dormir. Los expertos advierten además de que la deuda de sueño acumulada no se recupera durmiendo más otro día. Sin embargo, una nueva investigación, realizada por el psicólogo Torbjorn Akerstedt, director del Stress Research Institute de la Universidad de Estocolmo (Suecia), ha revelado que las personas que duermen menos de lo recomendable entre semana, pero descansan una o dos horas más de lo habitual los fines de semana, podrían compensar esta falta de sueño y evitar que afecte a su salud y a su esperanza de vida. Comprobaron además que dormir más los fines de semana contribuye a reducir las hormonas inflamatorias y del estrés después de una jornada pesada de trabajo en la semana.

Para llegar a estas conclusiones, Akerstedt y su equipo realizaron un seguimiento a más de 38.000 personas durante 13 años en Suecia, prestando especial atención a la cantidad de horas que dormían en los días laborables, y comparándolas con sus horas de sueño durante el fin de semana. Estos individuos fueron divididos en tres grupos: los que descansaban menos de cinco horas por noche, los que dormían las siete horas tradicionales, y los dormilones, cuyo sueño se prolongaba nueve o diez horas. Los investigadores también dividieron a los participantes teniendo en cuenta sus hábitos de sueño los días laborables y los fines de semana. Observaron que los que dormían siempre menos de cinco horas, o nueve o más horas cada noche, tenían tasas de mortalidad más elevadas, mientras que los que dormían menos de cinco horas entre semana, pero siete u ocho horas los días libres tenían una tasa de mortalidad promedio.

Algunos epidemiólogos opinan que, aunque esta premisa de compensar la falta de sueño de los días laborales en los fines de semana es plausible, no es “robusta estadísticamente”. Y lo explican con una metáfora: para los que no duermen bien de lunes a viernes, dormir más en un fin de semana es como comer una ensalada después de darse un atracón de hamburguesas, por supuesto es más saludable, pero sin perder la perspectiva de que “el daño ya está hecho”.


Torbjörn Åkerstedt, investigador del sueño y coautor del estudio llega a la conclusión de que “Aparentemente dormir más los fines de semana puede ser de gran ayuda” dijo el también director del Instituto para la Investigación del Estés en la Universidad de Estocolmo. También dice que en su opinión, dormir en exceso no provoca daños a la salud, pero sí puede ser un indicio de que algo no va bien. , afirma el investigador Åkerstedt.

Así que ya lo sabes, si duermes poco entre semana y cambias tus hábitos durante el fin de semana, puedes recuperar un poco de lo que perdiste.

Aunque ¡ojo!, no debes hacerlo todo el tiempo, lo ideal es dormir entre 7 y 8 horas cada noche y no excederte para evitar problemas de salud o sensación de fatiga el lunes.