La dureza de los colchones, clave para el tratamiento de la lumbalgia

Un estudio realizado por la Fundación Kovacs revela que descansar sobre un colchón de firmeza intermedia ayuda a prevenir e incluso a tratar el dolor de espalda

Dormir sobre un colchón de firmeza intermedia puede ser determinante en la prevención y el tratamiento de la lumbalgia. Es la conclusión que extrajo la Fundación Kovacs de una investigación llevada a cabo con más de 300 pacientes durante un periodo de tres meses, desmintiendo así la idea de que los colchones duros son más adecuados para mantener la salud de la espalda.

Importancia de la dureza del colchón

A los participantes en el estudio se les proporcionó un colchón muy firme o uno de firmeza media. Un equipo formado por expertos en los campos de la traumatología, la neurocirugía y la rehabilitación, monitorizó a los pacientes para determinar la intensidad del dolor a la hora de dormir y a la hora de levantarse, el grado de incapacidad física y el consumo de fármacos.

Los resultados determinaron que solo el acto de cambiar de colchón supuso una mejora significativa en el tratamiento del dolor de espalda de los participantes, previamente diagnosticados de lumbalgia crónica inespecífica. Cerca del 40% pudo abandonar los fármacos que ingerían para mitigar sus dolencias al descansar en un colchón nuevo.

Además, aquellos que durmieron en colchones de firmeza intermedia lograron mejorar su lumbalgia durante el reposo en la cama 2,4 veces más que el grupo que descansó sobre colchones más firmes. También disminuyó su dolor al levantarse (1,9 veces más) y su grado de incapacidad física (2,1 veces más) respecto a los pacientes que usaron colchones de mayor firmeza.

Un colchón inadecuado como factor de riesgo

 

El estudio concluyó con la calificación de “factor de riesgo” al acto de dormir sobre un colchón inadecuado. Aunque esta investigación determinó que el mejor colchón para prevenir y tratar la lumbalgia es el de firmeza media (característica a la que responden aquellos realizados en material viscoelástico), es necesario adaptar la firmeza a cada caso y a cada dolencia particular.slider2b-300px

La Fundación Kovacs añade como líneas generales para prevenir las dolencias de la espalda la necesidad de mantener una higiene postural correcta, realizar ejercicio físico, evitar los colchones de gran firmeza y fomentar la educación sanitaria.