Cómo mejorar hábitos de sueño después de las vacaciones

El descanso, es algo fundamental en el día a día de todas las personas para poder tener energía. Pero para que el sueño sea reparador, es necesario dormir de forma correcta y es importante tener unos buenos hábitos de sueño. Sobre todo, después de unas vacaciones, donde puede aparecer el temido inmsonio postvacacional.

¿Cuánto debemos dormir?

Por norma general, una persona adulta debe dormir entre siete y ocho horas cada noche para que su descanso sea completo. Pero dejando a un lado el número de horas de sueño, es mucho más importante cómo duermes esas horas. Es decir, la calidad de tu sueño y descanso. Por eso, debemos procurar tener una buena rutina y hábitos de sueño. Y sobre todo, recuperarlos una vez hayamos vuelto de nuestras merecidas vacaciones.

 

¿Y qué son los hábitos de sueño? Pues son patrones asociados a la hora de dormir. Es decir, rutinas de sueño en los niños y bebés que, tras repetirlos durante muchos años, acaban convirtiéndose en  hábitos de sueño en la etapa adulta. Una vez establecidos, cuando realizamos modificaciones en los horarios, ya sea por un viaje u otro motivo, pueden generarse pequeños trastornos de insomnio.

Hábitos de sueño saludables

Si durante las vacaciones habéis modificado vuestra rutina, es importante saber cómo cambiar hábitos de sueño. Lo que debemos saber es que el cuerpo no se adapta de un día para otro, pero podemos seguir unas recomendaciones para que nuestro descanso sea agradable y reconfortante. Nuestro consejo para conseguir hábitos de sueño saludables, es mantener una rutina antes de acostarse.

Intenta seguir todos los días el mismo procedimiento antes de dormir. De esta manera, se prepara y avisa al cuerpo y conseguiremos un sueño más profundo. También es importante marcarse un horario más o menos estable para irnos a la cama.

como tener una rutina para dormir

Otro aspecto que debemos cuidar, es la alimentación. Lo ideal es no tomar ninguna bebida alcohólica ni estimulante antes de ir a dormir y esperar al menos una hora y media después de la cena para acostarnos. Y por supuesto, no pasarnos en la cantidad de comida que cenemos, ya que nos costará más conciliar el sueño.

Algo de gran importancia, además de todo lo mencionado, es que el colchón, el soporte y el equipo de descanso que tengas en tu dormitorio tiene que ser de calidad. Nos ayudará mucho a la hora de conseguir un buen descanso todas las noches junto a nuestras rutinas y hábitos de sueño saludables. Confía en Asppen como fabricante y asegura un buen sueño a la vuelta de tus vacaciones.